Mi web personal/profesional v.3.0

Conceptualización, diseño y construcción de mi propio sitio web. Todo lo que puede encontrarse en este sitio (contenido y contenedor) ha sido realizado por mi mismo, salvo casos puntuales en los que se indica claramente la autoría.

Más información sobre la motivación y detalles en este artículo del blog), del que extraigo lo siguiente:

Son muchos los cambios acometidos a la web, pero hay algunos en los que he hecho especial énfasis que me gustaría resaltar.

Taxonomías: Información, orden y meta-información

Sin duda una de mis mayores obsesiones es esta: ordenar, clasificar y documentar la información para que genere meta-información que ayude a encontrar lo que se busca en todo momento.

A mi anterior blog le pasaba lo que le pasa a muchos: cada vez que escribía una entrada la etiquetaba con los conceptos más importantes que me venían a la cabeza. Eso está bien, pero el problema viene cuando se escribe durante periodos dilatados de tiempo y el criterio para determinar lo que es importante o no cambia. También cambia nuestra manera de etiquetar, o símplemente se nos olvidan cosas como si debíamos etiquetar en plural o en singular, o cómo debíamos escribir determinados términos (¿era "opensource", "open source" o "software libre"?). El resultado es un tanto desastroso: en lugar de tener las cosas ordenadas generamos una nube de tags tan densa que apenas permite encontrar lo que queremos buscar. Por no hablar de lo difícil que resulta encontrar contenido relacionado. Este era el modelo que quería evitar.

Para solventar ese problema definí unos conceptos que me interesaba clasificar siempre sobre cualquier contenido: el tema, las personas a las que se hace referencia, el tipo de contenido (si es un texto crítico, una reseña, una cita...) y las palabras clave. En algunos contenidos más específicos, como los relativos a la experiencia profesional, quise clasificar también los clientes y el tipo de experiencia. Una vez establecidos estos criterios básicos venía la parte más pesada y larga de todo este proceso: volver a clasificar todo el contenido generado desde que empecé esto, en el año 2006. Finalmente solo faltaba una cosa: hacer visible todo este proceso,  para lo cual opté por indicarlos al pie de cada contenido, agrupados en una caja de texto llamada "Meta-información" y por generar varios bloques en la barra lateral izquierda, que muestran un resumen de una nube de etiquetas agrupada por temas. Para acabar el apartado de meta-información he querido añadir un campo a cada entrada en el que enlazar a contenido que está relacionado.

Otro aspecto que tenía ganas de hacer en relación a las taxonomías y que favorece todavía más si cabe la serendipia, era el de mostrar información sobre los términos consultados al típico listado de contenido relacionado. Así, cuando hacemos click en una categoría como "Arquitectos Sin Fronteras" vemos no solo todo el contenido relacionado con este término sino también una fotografía y una breve información sobre el término que nos explica que es una ONG para el Desarrollo que traba en el sector de la habitabilidad. Reconozco que no todos los términos están definidos todavía y que algunas "definiciones" son mucho más subjetivas y por tanto menos asépticas, pero sin duda esa va a ser la tónica en la que voy a ir trabajando en el futuro y que espero que aporte un valor añadido extra.

Una persona = varias identidades digitales (= un solo sitio web)

Como decía antes, tenía muy claro que el nuevo sitio web no podía quedarse únicamente en un blog. Partiendo de la base de que se trata de un espacio personal/profesional (su nombre y su dominio no dejan lugar a dudas) desde el que relacionarme y darme a conocer, me interesaba profundizar en la idea de que podemos conocer (bien) a alguien por sus actos. Así pues, la mejor manera de hacerlo era predicar con el ejemplo y poner en un solo lugar no solo mis identidades digitales sino también las cosas que escribo, las cosas que hago o las cosas que me interesan.

Para materializar esto he creado un bloque en la barra lateral izquierda que muestra los enlaces (con iconos) a mis otras identidades digitales en donde leo y me relaciono con gente afín (twitter), comparto mis enlaces (delicious) o videos (vimeo), escucho música (lastfm). Incluso el cajón de sastre de Facebook o el recientemente estrenado tumblr donde trataré de publicar cosas que leo y me interesan tienen su lugar aquí, sin olvidar, por supuesto la red de networking profesional por excelencia linkedin. Pero esto no es suficiente. Más allá de enlazar a otros lugares me interesa cómo se establecen las relaciones de contenidos entre los diferentes sitios. Esto esalgo que he iniciado de forma incipiente mediante el uso de widgets pero que iré desarrollando en el futuro y me gustaría que fuesen en esta línea en cuanto a visualización o esta otra en cuanto a publicación.

Potenciar los aspectos profesionales y curriculares

A pesar de todo lo anterior, como soy consciente que este tipo de conocimiento requiere algo que es un bien escaso hoy en día como es el tiempo, no podía dejar de lado otros métodos más tradicionales pero más directos de darme a conocer, como son el Curriculum Vitae (CV), el portfolio o una descripción de mi mismo que también aparece de forma resumida en un lateral al lado de los artículos que escribo (tranquilos: aquellos asiduos no tendréis que ver mi foto contínuamente).

Multi-idioma

Otra gran cruzada. A pesar de que el español es el tercer idioma más utilizado en Internet (según Internet world users by language el 8,5% de las webs estaban en este idioma en 2008) no quería cerrarme puertas y me apetecía mucho tener un sitio multilingüe, es decir, que la interfaz y los contenidos estuviesen, en la medida de lo posible, traducidos a varios idiomas (concretamente al catalán y el inglés -ojalá supiera escribir más idiomas). A día de hoy apenas está traducida la interfaz y solo esta entrada está traducida, pero la arquitectura de este sitio web ya está hecho pensando en este objetivo y en no tener que triplicar los sitios web.

Reconozco que es una decisión más bien poco realista (puedo apostar que con lo que me cuesta encontrar tiempo para escribir, me va a ser imposible escribir todo en tres idiomas) pero tiene mucho de reto personal que tenía que acometer.