Gerardo Shulman: viajes y arquitectura

Me llamo Gerardo Shulman, soy arquitecto graduado en Argentina, donde nací y viví la mayor parte de mi vida.
Estudie arquitectura por motivación propia.

¿A qué te dedicas? ¿Cómo es tu trabajo?

Me dedico al mundo de los viajes y me especialice en organizar viajes para arquitectos a diferentes países del mundo. Se trata de viajes acompañados por un arquitecto desde Barcelona y por arquitectos locales en cada país.

El eje del viaje es arquitectónico, urbano y rural y se visita tanto la arquitectura tradicional como la contemporánea. Como expresión construida de una cultura, la arquitectura se comprende y explica dentro de un contexto por lo que el viaje abarca la inmersión cultural, el legado histórico, el contacto con otras formas de vida y sin duda los componentes de un viaje como el placer y el ocio.

Mi interés es arquitectónico pero también antropológico y social, donde la arquitectura es una de las expresiones más visibles y duraderas del hombre.

¿Cómo llegaste a hacer este trabajo?

Me he pasado la mayor parte de mi vida viajando, y en un momento, el explorar arquitectura, sobre todo tradicional, y tanto el hábitat como los habitantes, se convirtió en un eje a partir del cual descubrí otras caras menos visibles y no turísticas de los lugares que visitaba: como la gente se apropia de los espacios, sus tradiciones constructivas y su relación con la tierra y con los demás. De trabajar como arquitecto pasé a dedicarme a los viajes de aventura y de allí a unir mi pasión por los viajes y por la arquitectura y plasmarlo en algo profesional.

¿Por qué estudiaste arquitectura?

Siempre me gusto el dibujo y la observación, no ha habido ni sugerencias ni imposiciones.

¿Te han servido de algo tus estudios de arquitectura? ¿Para qué?

El estudio y el trabajo te forman como profesional. Es una capacidad que puedes aplicar a cualquier área. En mi caso la aplicación es directa y tiene que ver con mi conocimiento de otras arquitecturas y de otros países y culturas.

¿Consideras que lo que haces es arquitectura? ¿Te sientes arquitecto?

Soy un arquitecto que pone en valor sus conocimientos.

El arquitecto desarrolla una capacidad de comprender espacialmente la realidad y en mi caso de generar asociaciones y extrapolaciones de esta realidad. Si me preguntan qué soy, siempre digo arquitecto, es lo que soy. Una cosa es tu profesión y otra como la aplicas. La visión de un arquitecto como solo aquel que construye edificios de portada de revista es muy limitada, son solo un puñado los que llegan a la portada de la revista. Hay arquitectos que solo se dedican a hacer reformas, y eso no los hace menos arquitectos que quien diseña un aeropuerto, tanto como no es menos un médico pediatra que un cirujano cardiovascular.

La mediatización, el star system, la moda y sobre todo el ego han estimulado a que los arquitectos quieran ser estrellas tanto como las chicas guapas todas modelos. La sociedad de consumo y la banalización de lo material contribuyen. Entonces los arquitectos se convierten en marca y como toda marca cobran, si pueden, por ello.

La realidad es que como seres humanos todos buscamos reconocimiento, algunos necesitan más que otros para ser.

¿Echas de menos proyectar edificios?

Sin duda, porque es la parte creativa la que más me motiva.

No me arrepiento de nada, la vida es mucho más que solo arquitectura, y el camino de ser un arquitecto consagrado lo dejé conscientemente hace tiempo cuando decidí dejarlo todo para viajar.