Enrique Rovira-Beleta: arquitectura accesible

Soy Enrique Rovira-Beleta Cuyás, arquitecto colegiado desde 1.994, que realice los estudios en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. ETSAB de la Universidad Politécnica de Cataluña.
Nací y vivo en Barcelona. Cuando viajo, añoro mi ciudad: Barcelona.
Mi padre era arquitecto, y desde muy niño, jugaba entre la escuadra y el papel vegetal de la época; y como no, estudié arquitectura; al igual que mi hermano. De 5 miembros de la familia, 3 arquitectos!!! Mi padre me enseñó la profesión a la antigua usanza, aquella arquitectura directamente relacionada con las obras; y la vida me llevó a dedicarme directamente a las personas, sobre todo aquellas con discapacidades y personas mayores.
Me desplazo en silla de ruedas, y este detalle ha sido determinante para realizar una especialidad interesante, difícil, muy gratificante, y no siempre muy bien remunerada.
La "silla" me ha llevado a poder disfrutar de la vida desde otra óptica; me gusta probarlo todo. Si antes iba a esquiar, ahora también puedo esquiar. Si antes nadaba, ahora puedo nadar. Si antes bailaba, ahora puedo bailar, etc.
Estoy felizmente casado con Ana, con la que comparto también nuestro trabajo, ilusión y proyectos. No tenemos hijos.

¿A qué te dedicas? ¿Cómo es tu trabajo?

Actualmente soy Socio Fundador de Rovira-Beleta Accesibilidad SLP; Consultoría de Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas, en el Transporte y en la Comunicación.

Soy un acérrimo defensor de la filosofía que dice: "La accesibilidad es una cuestión de actitud, y ha de ser desapercibida".

Es el nuevo concepto que se ha de conseguir en todo tipo de intervención urbanística, en la edificación, en los medios de transporte y en los sistemas de comunicación; para asegurar que la supresión de barreras arquitectónicas y de los sistemas de comunicación se realice de manera normalizada, y estandarizada.
Las prescripciones de la "accesibilidad" están basadas en las características de la deambulación de las personas que caminan con dificultad o utilizan una silla de ruedas para desplazarse, en las necesidades de comunicación e información de las personas ciegas o de baja visión y de las personas sordas o con limitaciones en el oído, así como en las personas con discapacidades intelectuales o mentales.

Al incorporar estas características en los diseños de los espacios, itinerarios, elementos, mobiliario, productos, servicios, nuevas tecnologías y en todo aquello que nos rodea, mejoramos sin duda el confort y la calidad de todo aquello ofrecido al público en general, sin aumentar su coste, al estar incorporado en el propio diseño, y siendo su uso habitual para todos y también apto para personas incluso con grandes limitaciones físicas, intelectuales y/o sensoriales, sin que la mayoría de los usuarios se aperciba de esta circunstancia.

Por todo ello, realizamos:

  • Proyectos de arquitectura, urbanismo e interiorismo accesibles.
  • Realización de obras de supresión de barreras arquitectónicas y en la comunicación.
  • Redacción de planes especiales y estratégicos de accesibilidad.
  • Supervisión de proyectos y obras sobre la accesibilidad en el urbanismo, la edificación, medios de transporte y sistemas de comunicación.
  • Auditorias sobre la mejora de la accesibilidad en viviendas y su domotización.
  • Auditorias a empresas sobre accesibilidad, ergonomía y seguridad en el trabajo.
  • Accesibilidad en exposiciones y arquitectura efímera.
  • Informes sobre accesibilidad de establecimientos turísticos: Guías turísticas, etc
  • Consultas sobre accesibilidad y elaboración de: Normativas, detalles, informes, guías de buenas practicas, etc.
  • Colaboración en concursos públicos como asesores externos en accesibilidad.
  • Diseño de productos y mobiliario accesible. Ayudas técnicas. Diseño industrial.
  • Asesoramiento en todo tipo de plataformas elevadoras o inclinadas.
  • Elaboración de manuales técnicos, publicaciones y audiovisuales sobre accesibilidad.
  • Congresos, Conferencias, Seminarios, Talleres y Cursos sobre accesibilidad.
  • Peritajes judiciales sobre accesibilidad.
  • Asesoramiento jurídico.

Y muchas más cosas....................pero siempre relacionado con las personas y con la accesibilidad!!!

¿Cómo llegaste a hacer este trabajo?

El ser usuario de una silla de ruedas, desde 1982, ha sido determinante para poder especializarme en la temática de la "Accesibilidad", incluso durante mis estudios de arquitectura.
A veces, las cosas ocurren, y no las entiendes, pero con el tiempo vas comprendiendo... ¡Qué mejor que ser usuario y técnico al mismo tiempo!!!!

Mi primer trabajo, fue en la Administración, y solo contratado por 6 meses en 1985, que después se amplio durante años hasta finales de 1989. Formando parte como experto del Consejo de Accesibilidad de la Generalitat de Cataluña, de los grupos de trabajo del Instituto Municipal de personas con Discapacidad del Ayuntamiento de Barcelona y del Consejo Asesor de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña, y de las Federaciones (Catalana y Española) de Deporte para Minusválidos Físicos, como técnico en accesibilidad.
Cuando se realizaron los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona 92; el Comité Organizador durante 3 años me ofreció en 1990 poder asesorar en esta temática.

Pasaron los años, y poco a poco fui aprendiendo y me fui especializando, habiendo asesorado en la mejora de la accesibilidad al FORUM de las Culturas Barcelona 2004, a la EXPO de Zaragoza 2008 y al Conjunto Monumental de la Alhambra y el Generalife, como proyectos emblemáticos hasta la actualidad.

¿Por qué estudiaste arquitectura?

El hecho de que mi padre fuera arquitecto, y con solo 17 años recién cumplidos me decidí a apostar por esta profesión, al haber vivido continuamente en su estudio de arquitectura.

¿Te han servido de algo tus estudios de arquitectura? ¿Para qué?

¡Evidentemente partiremos de la base de que el saber no ocupa lugar!!!!!!!

Pero mi temática, lamentablemente no se estudiaba en la carrera. Lo siento por Leonardo Da Vinci, pero sus medidas no contemplan a las personas usuarias de silla de ruedas y con grandes discapacidades físicas o mentales y sensoriales.

Por supuesto, los arquitectos diseñamos y proyectamos todo tipo de espacio y/o productos. Pero a veces, por falta de formación y de necesidad, no pensamos en la utilización futura de ese espacio, no pensamos en las personas, en quien lo tiene que usar, vivir, soñar, sea cual sea su edad o sus capacidades para ser autónomo.

Actualmente, la “accesibilidad” se está empezando a estudiar, en alguna Universidad con alguna asignatura optativa o taller o seminario.

¿Consideras que lo que haces es arquitectura? ¿Te sientes arquitecto?

Un arquitecto es un creador, un artista, un sociólogo, un técnico, un matemático; y, cada vez más, un gestor. Pero a veces, nos olvidamos de interpretar las necesidades de los usuarios.

Un arquitecto, es aquella persona que inconscientemente marcará la vida de las personas, porque somos nosotros, los que decidimos donde tienen que dormir, donde tienen que comer, o por que calles deben pasar...

Por eso, me siento orgulloso de mi profesión, además al aplicar “la accesibilidad”, estamos mejorando la calidad de vida de todos los ciudadanos, tengan o no discapacidades, aunque muchos de ellos no se aperciban todavía de esas características...

Me siento un “gran arquitecto” diseñando espacios para todos; por pequeños que estos sean, por esos pocos centímetros que son necesarios para que muchas personas con grandes discapacidades sean cada vez más autónomas y útiles a la sociedad.

¡Porque en los detalles esta la perfección!!!!

¿Echas de menos proyectar edificios?

A todos nos gusta alentar nuestro propio “ego”; y por ello, nuestros edificios forman parte de nosotros, son como nuestros hijos.

Aun así, no siento la necesidad de proyectar grandes edificios, las cosas pequeñas también son importantes; al fin y al cabo, ¡la vida se construye de pequeños momentos!!!

No por ser la obra más grande es más importante, ¡simplemente ocupa mas espacio!!!

Sin embargo, gracias a “mi especialidad” he podido trabajar y colaborar con grandes arquitectos; y afrontar todo tipo de proyectos y obras, que seguramente como arquitecto “estándar” no habría podido proyectar ni intervenir en su elaboración.