Mike Hermans: humor crítico

Me llamo Mike Hermans, tengo 38 años y nací y crecí en Amberes (en la parte izquierda del río). Cuando empecé a estudiar arquitectura no sabía dónde me metía. Empecé el primer curso en diciembre, porque venía de la universidad de Lovaina donde había empezado Fisioterapia. A mí me gustaba el deporte (practicaba baloncesto) y me gustaba la idea de hacer alguna profesión que tuviese que ver con los deportes. El problema es que no me gustaba demasiado Lovaina, así que volví a Amberes, donde algunos de mis amigos del instituto estudiaban arquitectura. Entonces me pasé a echar un vistazo. Yo pensaba que los arquitectos eran personas que se pasaban el día sentados en mesas de dibujo, realizando planos técnicos. Nunca pensé que incluyese también arte. Cuando era pequeño mi padre me dio unas plantillas de plástico, para hacer figuras técnicas y algunos lápices de dibujo. Y me gustaron bastante; dibujé un montón de naves espaciales con ellos. Cuando llegué a la escuela de arquitectura y vi una plantilla plástico, supe que estaba vendido. A parte de la aventura con las plantillas, nunca había dibujado. Así que pensé que lo iba a intentar. El primer año no fui a demasiadas clases, solo quería ver si me gustaba o no. Tampoco hice ningún examen. Necesitaba perder el tiempo y hacer el idiota. Si te fijas, lo sigo haciendo ahora, lo de hacer el idiota. Creo que nunca crecí. Sigo coleccionando plantillas de plástico. Así que, si tenéis alguna, enviádmela, que son difíciles de encontrar.

¿A qué te dedicas? ¿Cómo es tu trabajo?

Me dedico a jornada completa a dibujar tiras cómicas, que implica hacer mucho el idiota. Dibujo tiras cómicas desde 1997, desde que soy arquitecto. Ese mismo año empecé trabajar para un periódico belga. Llegué ahí un poco por casualidad. Fui a cenar con una amiga mía, que estaba saliendo con el redactor jefe de este periódico. Cuando él dijo que estaban buscando un nuevo dibujante de tiras cómicas, yo dije: "¿podría ser yo?" y él contestó: "¿en serio?" y yo añadí: "¡claro!". Tengo que reconocer que estaba un poco bebido y solo había dibujado algunos garabatos en la escuela, como muchos...

Volviendo a la tira, se llama "arch.Maaik" y empezó hace 5 años cuando un amigo me invitó a un torneo de fútbol sala para estudios de arquitectura de Amberes. Fue creciendo poco a poco hasta que empecé a ver un negocio en ella.

Es una tira diaria (al estilo americano) y va sobre la vida de un arquitecto que se llama Archibald y las cosas que le van sucediendo. Descubrí que podía aclarar mejor mis ideas sobre la arquitectura en la tira que en la vida real. En ese momento empecé a vivir la vida de un arquitecto en una tira cómica en lugar de la vida real. Y me encanta. No hay clientes idiotas ni jefes de obra reales. (Seguro que habéis notado un montón de frustración... sí...). Trabajé como arquitecto municipal en Amberes y me dio muchas ideas para las tiras de los próximos 500 años. Dejadme que os avise: si tenéis algún tipo de ambición artística (no política), nunca trabajéis en la administración. Os lo digo, lo dejaréis. Por eso, yo me fui tras seis años para ser dibujante a tiempo completo. La frustración es un buen caldo de cultivo para un dibujante siempre y cuando sigas viendo la parte positiva de ella.

Bueno, podéis leer la tira diria en www.archmaaik.com 1

Sobre mi rutina del trabajo... Camino por la ciudad, bebo leche con chocolate, sueño despierto, miro la televisión y leo para inspirarme. Luego dibujo, hago bocetos y me dedico a cosas más comerciales como reuniones, ventas, etc. También me gustan los temas relacionados con el marketing.

¿Cómo llegaste a hacer este trabajo?

Como ya he contado antes, todo empezó un poco de casualidad.

¿Por qué estudiaste arquitectura?

Porque mis amigos también la estudiaban y por las plantillas de plástico, como he dicho anteriormente.

¿Te han servido de algo tus estudios de arquitectura? ¿Para qué?

Creo que mis estudios me sirvieron para mucho (y no me refiero solo al tema de la tira). Es una combinación de creación (proyectar), técnica (dibujar y pensar analíticamente), marketing (convencer a clientes de tus proyectos), trabajo en equipo (guiar a un equipo de personas creativas)... Tiene todos los elementos de ser un buen gestor (del humor).

¿Consideras que lo que haces es arquitectura? ¿Te sientes arquitecto?

Un profesor me dijo una vez: “un arquitecto es aquella persona que está ocupada con la arquitectura”. No creo que la arquitectura dependa de un trozo de papel. Tiene que ver más con una manera de ver el mundo. Para mí, la arquitectura es el entorno material, no solo los edificios. Es el mundo material que creamos para nosotros mismos para poder vivir felices en él.

¿Echas de menos proyectar edificios?

No. Creo que para ser un buen arquitecto tienes que ser un materialista. Tienes que adorar los materiales y a mí no me van demasiado. Yo soy más de personas. Los materiales existen para que se usen, no para admirarlos y adorarlos. Yo dibujo la tira para centrarme en los aspectos humanos de la arquitectura, para decirle a la gente que la arquitectura va sobre quiénes somos y no sobre lo que creamos materialmente.